Febrero de 2019: Lo más destacado de la investigación sobre nutrición

Nuestros hábitos alimenticios juegan un papel importante en la formación de nuestra salud y bienestar, pero todavía hay muchas incógnitas sobre el impacto final de la dieta en los mecanismos biológicos diminutos. En este artículo de Spotlight, damos una visión general de algunas de las mejores investigaciones sobre nutrición publicadas en febrero de 2019.
¿Qué dice la investigación nutricional más reciente sobre nuestras opciones dietéticas?

El mes pasado en Medical News Today , cubrimos numerosos estudios revisados por colegas relacionados con temas de nutrición.

Cada uno de ellos hizo y respondió preguntas sobre cómo nuestras prácticas dietéticas afectan nuestro bienestar.

Y ustedes, nuestros lectores, han mostrado un interés particular en las dietas que son mejores para la salud, así como en los alimentos que pueden tener efectos negativos inesperados.

No hay duda al respecto y no sirve de nada negarlo: Lo que comemos está en el corazón de nuestra existencia diaria. Los alimentos son una necesidad para la vida, y comer bien nos ayuda a sentirnos bien, tener más energía y ser más productivos.

En el ensayo “A Room of One’s Own”, la escritora Virginia Woolf incluso señala con fuerza que “Uno no puede pensar bien, amar bien, dormir bien, si no ha cenado bien”.

Pero, ¿qué significa comer bien? ¿Qué debe comer, qué debe evitar y qué patrones alimenticios debe elegir?

Los investigadores se esfuerzan constantemente para comprender mejor estos temas y ofrecen sugerencias para mejorar las prácticas dietéticas.

En este artículo de Spotlight, analizamos algunos de los hallazgos más importantes de la investigación sobre nutrición que se publicaron el mes pasado.

Mejores hábitos alimenticios para la salud

Los estudios existentes han sugerido que el ayuno intermitente -en el que una persona ayuna durante un número determinado de horas al día pero come libremente en las horas restantes- puede ayudar a perder peso y puede proporcionar otros beneficios para la salud, como prolongar la vida de una persona y reducir la inflamación dañina.

Desayunar a diario probablemente no ayudará en los esfuerzos de pérdida de peso.

Esencialmente, el ayuno desencadena cambios en el cuerpo, como la estimulación de la pérdida de peso, al actuar sobre los procesos metabólicos.

Por lo general, nuestros cuerpos dependen de los carbohidratos para producir energía, pero cuando una persona ayuna y los carbohidratos ya no están disponibles, el cuerpo comienza a buscar y utilizar otros recursos.

Un estudio publicado en la revista Scientific Reports a principios del mes pasado identificó algunos cambios metabólicos desencadenados por el ayuno de los que los investigadores no habían sido conscientes anteriormente.

Específicamente, los autores del estudio – que están basados en el Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa de la Universidad de Postgrado en Japón – encontraron que el ayuno aumenta los niveles de purina y pirimidina, dos compuestos orgánicos que actúan sobre la expresión génica y la síntesis de proteínas a nivel celular.

“Estas[sustancias] son metabolitos muy importantes para el mantenimiento de la actividad muscular y antioxidante”, explica el autor del estudio, el Dr. Takayuki Teruya. Esto significa que al aumentar los niveles de purina y pirimidina, el ayuno puede estimular los procesos de rejuvenecimiento, manteniendo potencialmente el cuerpo más joven durante más tiempo.

Otra investigación publicada el mes pasado buscó desacreditar mitos de larga data sobre las mejores prácticas dietéticas. Uno de esos mitos es que desayunar es importante cuando se trata de bajar de peso.

Algunos creen que comer una comida por la mañana ayuda a estimular el metabolismo para que más calorías se quemen más rápido. Además, algunos estudios han encontrado una correlación entre la obesidad y la tendencia a saltarse el desayuno.

Sin embargo, esto no es lo que un estudio publicado en el BMJ el mes pasado encontró. Los investigadores trabajaron con algunos participantes que reportaron haber desayunado y otros que, con frecuencia, prefirieron saltarse el desayuno.

Los hallazgos del equipo contradicen las nociones existentes sobre el desayuno y la pérdida de peso, ya que indican que la ingesta diaria total de energía (calorías) tiende a ser mayor en las personas que desayunan regularmente.

Además, los investigadores encontraron que los individuos que tendían a no desayunar diariamente en realidad tenían menos peso corporal que los desayunadores, en promedio.

En su trabajo de estudio, los autores llegan incluso a advertir que “hay que tener cuidado al recomendar el desayuno para la pérdida de peso en adultos, ya que puede tener el efecto contrario”.

Los efectos protectores de los alimentos comunes

Al mismo tiempo, los investigadores han estado identificando beneficios adicionales de los alimentos naturales comunes. Un ejemplo es la linaza, que muchos de nosotros usamos para enriquecer nuestros batidos o para añadirle un toque crujiente a galletas saladas y barras de granola.

Los arándanos pueden competir con medicamentos especializados para reducir el riesgo cardiovascular.

La fibra de linaza ayuda a equilibrar los niveles de colesterol y a reducir la presión arterial, entre otros beneficios.

Ahora, un nuevo estudio publicado en el American Journal of Physiology: Endocrinología y Metabolismo sugiere que la fibra de linaza también puede reducir los marcadores de obesidad.

La linaza comienza a descomponerse una vez que llega al intestino. La investigación, que el equipo llevó a cabo en un modelo de ratón, mostró que la fibra produce cambios en la microbiota intestinal que conducen a una población bacteriana más saludable.

Estos cambios afectan a los procesos metabólicos, acelerando el consumo de energía y reduciendo así los marcadores asociados a la obesidad.

Además, ayudan a aumentar la tolerancia a la glucosa (azúcar), lo que puede significar que tienen un efecto protector contra características que definen otras condiciones metabólicas, como la diabetes, que se caracteriza por una tolerancia alterada a la glucosa.

Cuáles son los mejores tés para la salud… Aprenda cuáles son los tés que pueden protegerle de las enfermedades y aumentar su sensación de bienestar.

Según otras investigaciones publicadas el mes pasado, la cebolla y el ajo, dos ingredientes clave en la cocina mundial, también son aliados importantes a la hora de salvaguardar nuestra salud.

El ajo ya tiene la reputación de ser un antibiótico natural, ya que tiene propiedades antibacterianas, y muchas personas lo usan tradicionalmente para combatir la gripe o para tratar las picaduras de insectos.

En un artículo, publicado en el Asia-Pacific Journal of Clinical Oncology el mes pasado, los investigadores del First Hospital of China Medical University informan que estas dos verduras tienen un efecto anticancerígeno.

Tanto el ajo como la cebolla pertenecen a la familia de los vegetales allium, todos los cuales tienen olores y sabores similares.

El presente estudio observó a 833 individuos que habían sido diagnosticados con cáncer colorrectal, evaluando cuántos vegetales de alio tendían a consumir regularmente. El equipo luego emparejó a este grupo con el de un número igual de individuos libres de cáncer.

Los investigadores encontraron que los participantes que comían las mayores cantidades de ajo y cebolla tenían un riesgo 79 por ciento menor de cáncer colorrectal, en comparación con las personas que consumían cantidades bajas de verduras de allio.

Basándose en estos resultados, los investigadores concluyeron que “Cuanto mayor sea la cantidad de verduras de alio, mejor será la protección”, en palabras del investigador principal, el Dr. Zhi Li.

Otro alimento muy apreciado que recibió atención positiva en febrero es el arándano. Los arándanos son a menudo aclamados como un súper alimento porque están llenos de antioxidantes, sustancias que ayudan a proteger la salud celular y a defenderse de las enfermedades.

El mes pasado, investigadores del King’s College London en el Reino Unido encontraron que las antocianinas -pigmentos con propiedades antioxidantes- en estas bayas podrían ayudar a reducir el riesgo de problemas cardiovasculares de una persona.

Los participantes del estudio que comieron 200 gramos de arándanos por día durante un mes vieron una disminución significativa en la presión arterial, que, según anotan los investigadores, no suele ocurrir en ausencia de medicamentos especializados.

Advertencias sobre las opciones dietéticas

En febrero también se publicaron estudios que advirtieron que algunas opciones dietéticas podrían estar poniendo en riesgo nuestra salud.

Los refrescos bajos en calorías con edulcorantes artificiales pueden contribuir al riesgo de accidente cerebrovascular.

Por ejemplo, la investigación que aparece en JAMA Internal Medicine advierte, una vez más, que comer alimentos ultra-procesados podría ser extremadamente dañino.
>
>Este estudio fue realizado por especialistas de la Universidad de la Sorbona en París y del Hospital Avicena, ambos en Francia.

Los investigadores explican que tales alimentos, que incluyen comidas preparadas y carnes procesadas, tienen un alto contenido de grasa, azúcar y sodio (sal), a la vez que son bajos en fibra natural.

Esto significa que, aunque son sabrosas, no son nutritivas y engañarán a nuestros estómagos para que se sientan satisfechos, mientras que no ofrecen el verdadero sustento que necesitamos.

Al mismo tiempo, los investigadores añaden que los alimentos ultraprocesados a menudo contienen aditivos artificiales, lo que podría aumentar nuestra exposición a una serie de enfermedades.

Aunque los especialistas ya entendían que estos alimentos exacerban nuestra vulnerabilidad a las enfermedades, el efecto sobre el riesgo general de mortalidad seguía siendo incierto. En el presente estudio, los autores han llegado a la conclusión, quizás por primera vez, de que un aumento de tan sólo diez por ciento en la cantidad de alimentos ultra procesados que consumimos conduce a un riesgo de mortalidad 14 por ciento mayor.

Otro estudio, publicado en la revista Stroke , sacó algunas conclusiones sombrías sobre el consumo de bebidas dietéticas endulzadas artificialmente.

El equipo que llevó a cabo esta investigación estaba específicamente interesado en ver cómo el consumo de bebidas dietéticas afectaba a las mujeres mayores de 50 años, así que analizaron los datos de 81,714 mujeres en esta categoría de edad.

El análisis reveló una tendencia preocupante: Las mujeres que tomaban dos o más bebidas dietéticas al día tenían un riesgo 23 por ciento más alto de accidente cerebrovascular y 29 por ciento más riesgo de ataque cardiaco o un evento similar.

Siendo ese el caso, los autores del estudio nos instan a reconsiderar cada vez que nos sintamos tentados a buscar un refresco bajo en calorías y optar por una alternativa.

Finalmente, un equipo de científicos de la Universidad Flinders de Adelaida, Australia, ha puesto su atención en los daños del alcohol, que, según el nuevo estudio del equipo -publicado en PLOS ONE – mucha gente todavía ignora.

Los investigadores australianos eligieron enfocarse en el bien reconocido estatus del alcohol como un factor de riesgo para el cáncer de mama. Se dirigieron a las mujeres de entre 45 y 64 años, preguntándoles con qué frecuencia y cuánto beben y si son conscientes de los riesgos.

Según la autora principal, la Dra. Emma Miller, “Existe un bajo nivel de conciencia sobre el vínculo establecido entre el alcohol y el cáncer de mama”, y las mujeres continúan poniéndose activamente en riesgo.

“[Es] realmente importante entender los patrones y los impulsores detrás de la conducta de consumo de alcohol, con el fin de desarrollar políticas e intervenciones que podrían reducir la creciente carga sobre las mujeres y nuestro sistema de salud”, enfatiza la Dra. Miller.

Un mensaje surge de los estudios que los principales investigadores han hecho públicos en febrero, a saber: Todos necesitamos aprender a hacer que nuestras dietas funcionen a nuestro favor, en lugar de en nuestra contra, y tomar decisiones por las que nuestros cuerpos estarán agradecidos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.