Cáncer y obesidad: Las células inmunitarias obstruidas ayudan a explicar el vínculo

La obesidad es un factor de riesgo para el cáncer, pero los investigadores sólo ahora están desplegando los mecanismos exactos detrás de esta conexión. Un nuevo estudio analiza cómo la obesidad podría frustrar la capacidad del sistema inmunitario para atacar las células tumorales.


La obesidad puede reducir la capacidad del sistema inmunológico para atacar las células tumorales.

La obesidad está en su punto más alto de todos los tiempos en los Estados Unidos.

Según los Institutos Nacionales de Salud, dos tercios de los adultos en los Estados Unidos son obesos o tienen sobrepeso.

La obesidad aumenta el riesgo de desarrollar un número de condiciones de salud, incluyendo diabetes tipo 2, hipertensión, enfermedad cardiovascular y enfermedad renal.

De manera similar, la obesidad aumenta el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer endometrial, el cáncer de hígado, el cáncer de páncreas y el cáncer colorrectal.

De hecho, se estima que el 40 por ciento de los nuevos diagnósticos de cáncer están asociados con la obesidad.

Aunque la relación entre la obesidad y el riesgo de cáncer está ahora bien documentada, no tenemos una comprensión completa de por qué existe esta relación. Es probable que haya varias maneras de vincularlos.

Por ejemplo, las células grasas liberan hormonas y factores de crecimiento que le dicen a las células de nuestro cuerpo que se dividan con más frecuencia; esto aumenta la probabilidad de que se produzcan células cancerosas. Sin embargo, este no es el cuadro completo.

Obesidad y células asesinas naturales

Un estudio reciente añade otra pieza al rompecabezas de la obesidad y el cáncer. Investigadores del Trinity College Dublin en el Reino Unido y de la Facultad de Medicina de Harvard y del Hospital Brigham and Women’s, ambos en Boston, MA, llevaron a cabo la investigación.

Recientemente publicaron sus hallazgos en la revista Nature Immunology .

Cáncer: La eliminación de dos moléculas estimula la respuesta inmunológicaLa investigación reciente ha encontrado que la eliminación de dos moléculas puede estimular las células inmunológicas y ayudarlas a luchar contra el cáncer.

La profesora Lydia Lynch, profesora asociada de inmunología del Trinity College de Dublín, dirigió la investigación. Ella explica por qué esta línea de investigación es tan importante:

“A pesar del aumento de la conciencia pública, la prevalencia de la obesidad y las enfermedades relacionadas continúa. Por lo tanto, es cada vez más urgente comprender las vías por las que la obesidad causa cáncer y conduce a otras enfermedades, y desarrollar nuevas estrategias para prevenir su progresión”.

Los científicos estaban interesados en observar el efecto de la obesidad en la vigilancia inmunológica, que es un proceso en el que el sistema inmunológico busca células cancerosas o precancerosas y las destruye antes de que puedan causar daño.

En particular, los investigadores centraron su investigación en las células asesinas naturales (NK), un tipo de glóbulo blanco conocido por liderar la carga contra las células tumorales. Utilizaron células inmunitarias tomadas de humanos y ratones en una serie de experimentos perspicaces.

Células obstruidas de grasa

Ellos vieron que en las personas con obesidad, la maquinaria celular de las células NK se obstruye con grasa. Aunque las células NK todavía pueden encontrar y unirse a las células tumorales, ya no pueden destruirlas.

En otros experimentos, determinaron el paso metabólico que la acumulación de grasa dificulta. Y lo que es más importante, los científicos demostraron que al dar a estas células NK obstruidas una sacudida metabólica, fueron capaces de reavivar su poder de matar el cáncer.

Esto da esperanza de que algún día los expertos puedan desarrollar tratamientos como resultado de la comprensión de este mecanismo.

“Nuestros resultados destacan las vías inmunometabólicas como un objetivo prometedor para revertir los defectos inmunológicos en la obesidad, y sugieren que la reprogramación metabólica de las células asesinas naturales puede iniciar su actividad anticancerosa y mejorar los resultados del tratamiento”.

Prof. Lydia Lynch

Este estudio es uno de los primeros en observar el impacto de la obesidad en la vigilancia inmunológica. Proporciona una visión fresca, y es seguro que habrá más trabajo. Debido a que la obesidad es tan increíblemente prevalente, cualquier vistazo a su impacto bioquímico es oportuno e importante.

Leave A Reply

Your email address will not be published.